Publicado:
Sep 21, 2021

Las energías renovables en México

Por
Equipo editorial Rudolf
Tiempo de lectura:
12 min
Compártelo

¿Qué son las energías renovables y que potencial tienen?

Cuando hablamos de energías renovables, nos referimos a aquellas que son generadas a partir de fuentes naturales y que cuentan con la particularidad (y beneficio) de ser inagotables. 

Energías renovables

Recursos naturales como el sol, el viento, el agua o la biomasa animal y vegetal son algunas de las principales fuentes de energía renovable que existen. Las energías generadas por estas fuentes son más limpias que aquellas conseguidas en la explotación de combustibles fósiles. 

Las mismas pueden ser de diferentes tipos, dependiendo de características como la región en la cual se encuentre su fuente. Su uso en empresas e industrias fomenta el autoconsumo y contribuye con la disminución de la contaminación en el planeta.

Estos son los principales tipos de energías renovables:

  • Energía solar o energía solar fotovoltaica: esta se obtiene de la radiación electromagnética producida por el sol, absorbida en la Tierra por paneles solares y, posteriormente, transformada en energía eléctrica. Existen variaciones como la energía solar térmica o termoeléctrica, consistente en utilizar la radiación solar para calentar agua y generar vapor para accionar sistemas de turbinas que se conectan a la red eléctrica.

    Otra fuente de energía solar es la energía solar fotovoltáica. Con esta tecnología, los fotones provenientes de la radiación del sol inciden en el panel solar para liberar electrones y generar corriente eléctrica. Por ser altamente modulares, los paneles solares requeridos para generarla pueden instalarse en cualquier estructura, como techos o estacionamientos, o en gran escala (es decir, espacios de cientos de hectáreas).
  • Energía eólica: esta es obtenida del aprovechamiento de la fuerza del viento en las corrientes de aire. Para ello, se instalan parques eólicos equipados con molinos de viento, los cuales se conectan a los aerogeneradores encargados de la producción de electricidad a partir del movimiento de las aspas de los molinos.

    Los aerogeneradores no solo pueden emplearse en parques eólicos en tierra, sino también en costas para aprovechar los fuertes vientos marinos, en un tipo de estructura denominada granja eólica marina.
  • Energía hidráulica o hidroeléctrica: en este caso, la generación de energía está a cargo de la fuerza en los saltos del agua, con la cual se ponen en movimiento turbinas incorporadas en centrales hidroeléctricas. Es una opción ideal si se cuenta con ríos u otros espacios fluviales de alto caudal.
  • Energía marina: es aquella que aprovecha la energía cinética de las mareas o las olas para mover turbinas y así generar electricidad. La energía marina puede ser energía mareomotriz (mareas), energía undimotriz (olas) o energía maremotérmica (diferencias de temperatura).
  • Energía geotérmica: esta proviene del interior de la corteza terrestre. Su utilidad se basa en el aprovechamiento de las altas temperaturas existentes en yacimientos de rocas y aguas subterráneas que suelen situarse entre los 100 y 150 grados centígrados. Este calor se transforma para la generación de electricidad.
  • Hidrógeno verde: esta tecnología funciona a través del proceso de electrólisis del agua, que consiste en la descomposición de su hidrógeno y oxígeno con electricidad generada a partir de energía solar y eólica. Una vez extraído el hidrógeno, se puede utilizar como combustible para la generación de energía eléctrica y aprovechar su alto potencial energético.
  • Biomasa y biogás: se refieren a la combustión de la materia orgánica de origen animal o vegetal. Productos biodegradables como el serrín o las cortezas, por ejemplo, pueden quemarse para obtener carbono, un componente usado para crear biocarburantes o para producir energía de formas renovables.

Potencial de recurso renovable

La demanda energética a nivel mundial está en constante aumento y los combustibles fósiles no podrán satisfacerla eternamente. El último informe de la Administración de Información Energética de Estados Unidos expuso datos alarmantes: el petróleo podría agotarse en 40-50 años y el gas natural correría el mismo destino dentro de 60-80 años. 

Además, la quema de combustibles fósiles acelera cada vez más los estragos del cambio climático, debido a la emisión de gases de efecto invernadero, causantes del calentamiento global.

Es por estas problemáticas que la discusión sobre una transición energética masiva se estableció en los últimos años. En este sentido, la energía solar y la energía eólica se perfilan como las principales candidatas para protagonizar esta evolución del consumo energético mundial.

¿Por qué? Pues se trata de dos fuentes de energía inagotables que dotarán de mayor seguridad a cualquier gestión energética y serán menos dañinas para el medio ambiente.

Competitividad de las tecnologías

En este apartado influyen factores como la calidad requerida de los recursos a utilizar, como la radiación solar, el viento, entre otros; los costos de instalación de los equipos necesarios para producir la energía; y los subsidios regulatorios, si los hay, para mejorar dichas tecnologías.

La energía solar y la energía eólica han ido ganando terreno y posicionándose como alternativas bastante rentables para sustentar empresas e industrias en los últimos 10 años, superando incluso el costo de la energía producida por combustibles fósiles. 

Si bien, la instalación de un parque eólico o de paneles solares puede ser costosa, dependiendo del lugar, hoy en día existen compañías que proveen el servicio eléctrico sin necesidad de que adquieras la propiedad de los equipos, simplemente piden el pago de una suscripción mensual. 

Limitaciones

Si planeas una transición hacia este tipo de energías, deberías tener en cuenta, en primer lugar, que las energías renovables, en su mayoría, producen electricidad en función de la cantidad del recurso disponible. Esto a diferencia de las energías provenientes de combustibles fósiles, las cuales pueden producir continuamente. 

Sin embargo, existen maneras de compensarlo. Por ejemplo, se puede optar por baterías como método para almacenar recursos, aumentando la viabilidad del uso de estas energías.

Ventajas y desventajas de las energías renovables

Ahora que empiezas a interesarte en un futuro sustentable, es momentode mostrarte las ventajas y desventajas que deberás considerar si planeas incursionar en las energías renovables.

Costo

Si tu entorno cuenta con una buena calidad de recursos en fuentes naturales, estos pueden generar electricidad a un menor costo, en comparación con las plantas de producción de energía con base en gas natural, carbón o hasta la energía nuclear.

Aunado a ello, las tecnologías del sector renovable evolucionan constantemente, por lo que, con el pasar del tiempo, disminuirán los costos de instalación y producción. Esta paulatina mejora irá guiada, a su vez, por el cumplimiento de las distintas metas internacionales trazadas para reducir la huella de carbono, como la Carta Internacional de Energía.

Intermitencia

Todo sistema eléctrico sustentado por energías limpias (como los parques eólicos y los paneles solares) debe igualar, en tiempo real, la producción de energía con la demanda, lo cual resulta complicado teniendo en cuenta que el viento y la luz solar son recursos intermitentes. 

La solución, en casos como este, es la implementación de baterías para el almacenamiento de energía o el control de la demanda energética, para reducir el consumo de energía en los momentos que hay menor disponibilidad de sol y viento.

Modularidad

Apostar por la energía solar, particularmente, permite instalar los equipos para producirla en cualquier ubicación y a costos competitivos. Los paneles solares pueden ser instalados en techos, estacionamientos, espacios abiertos y en cualquier lugar disponible que sea próximo al sitio en donde se va a consumir la energía.

Distancia entre el recurso y la demanda

Los parques eólicos suelen instalarse en lugares alejados, es decir, grandes extensiones de tierra con el fin de aprovechar las bondades climatológicas de algunas zonas. Por esta razón, es necesario un sistema de transmisión que lleve la energía hasta el consumidor final.

Este argumento también es válido para grandes parques solares. Sin embargo, estos pueden ser instalados, en menor escala, en el lugar de la demanda, como se mencionó previamente, solventando el problema de la distancia.

Impacto ambiental

El uso de energías limpias, como su nombre lo indica, hace referencia a que no contaminan ni generan gases de efecto invernadero. De hecho, representan una oportunidad para que cualquier industria que busque reducir su huella de carbono, pueda utilizar estas tecnologías para hacerlo de forma rentable. Esto permite generar una gran contribución al cumplimiento de los acuerdos internacionales, como el Acuerdo de París de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Es necesario tomar en cuenta que la producción de algunos elementos utilizados en estas tecnologías, como el acero y la silicona, si requieren de altos consumos de energía. Quizás te preguntes, ¿cómo puedo saber si el impacto de las energías renovables que requieren acero y silicona, es positivo o negativo en el medio ambiente? ¿No estamos generando más daño que beneficio al utilizarlas? Para responder esto existen los análisis de ciclo de vida de los productos, que toman a consideración toda la energía necesaria para la generación de un producto, y todo el beneficio que este va a generar a lo largo de su vida útil. Como ejemplo, la huella de carbono de un panel solar utilizado en México, que tiene una de las mejores radiaciones solares a nivel global, se mitiga después de tres años de utilizarlo. Esto significa que del año tres en adelante, el panel genera un impacto positivo en el medio ambiente.

Las energías renovables en México: ¿Cuáles tienen mayor potencial?

México es un paísque ofrece muchas posibilidades en esta materia. Datos estadísticos publicados en el informe Prospectiva de Energías Renovables 2016-2030, elaborado por la Secretaría de Energía, arrojó que, al cierre del año 2015, la capacidad instalada de generación mediante energías renovables se incrementó en 6,6% respecto al 2014.

Para ese entonces, las energías limpias, apoyadas en medidas de eficiencia energética, mantenían el 25,2% de la generación eléctrica total del país, mientras que las proyecciones del año 2020 apuntaron que, para el 2030, se sumarán 24.296,5 MW, reuniendo así el 32% de la producción total. Razón más que suficiente para dimensionar la viabilidad de estas energías alternativas en México.

Desde 2017, México ha impulsado proyectos sobre las energías renovables con mayor determinación. Al respecto podemos mencionar el lanzamiento del Plan Sectorial de Energía 2020-2024, que plantea alcanzar la autosuficiencia energética en 2024, mediante la adopción de prácticas acordes con el Acuerdo de París.

La intensificación de esfuerzos conlleva al crecimiento de la energía solar, eólica e hidráulica, principalmente. 

  • Energía solar: es pertinente mencionar que México se encuentra en un espacio geográfico privilegiado, pues la irradiación solar anual cuenta con un promedio de 5.3 kWh/m2 por día, comparable con el promedio de Estados Unidos (alrededor de 5,5% según el National Renewable Energy Laboratory) y considerablemente mayor que el de Alemania (inferior al 3% según el medio Energía Estratégica). 
  • Energía eólica: lugares como Oaxaca, Chiapas, Tamaulipas, Jalisco, Nuevo León, Baja California, San Luis Potosí, Sonora y Quintana Roo cuentan con niveles de producción superiores al 45%. Estos niveles superan en un 5% a la producción en las zonas más prolíficas de Estados Unidos (40%) y en un 21,5% a las de Alemania (23,5%), naciones pioneras y líderes en esta área.
  • Energía hidráulica: en México, un 10% de la energía eléctrica proviene de turbinas impulsadas por fuentes hidráulicas. Actualmente, el país cuenta con hasta 5 plantas hidroeléctricas que producen alrededor de 750 MW.
    Sin embargo, la construcción de las mismas acarrea un impacto ambiental negativo, ya que, la fauna y flora presentes en el lugar se ven afectadas.

Suscríbete para recibir nuestros próximos artículos
Suscribirme

¿Cómo puedo utilizar energía renovable en mi negocio?

¡Presta atención! Tu empresa puede mejorar su gestión energética, a la vez que se vuelve más amigable con el medio ambiente, de las siguientes maneras:

Generación distribuida

Consiste en la instalación de paneles solares fotovoltaicos detrás del medidor y con una capacidad de hasta 500 kW. Esto te permite cierta independencia a la hora de elegir el espacio que vas dedicar a la generación de energía, pues puedes ubicar los equipos en cualquier lugar disponible, ya sea en estacionamientos, techos, entre otros.

Suministrador calificado (Ammper)

En algunos casos no es posible instalar un sistema de generación propio. Por lo que se puede recurrir a empresas calificadas para el suministro de energía. Como es el caso de Ammper, el cual es un proveedor diversificado de servicios eléctricos a medianas y grandes empresas que usa la energía solar como suministro principal.

¿Cómo puede Rudolf ayudarte?

¿Tienes dudas sobre cómo incursionar en un plan de gestión sustentado por energías renovables? Aquí está Rudolf para darte una mano. 

Somos una compañía de tecnología y energía enfocada en instruirte para reducir el costo energético de tu empresa, procurando que esta alcance una operación libre de emisiones de CO2, como herramienta integral. Diseñamos e implementamos soluciones distribuidas de generación, almacenamiento y gestión de energía.

Nuestro software optimizado para esta tarea cuenta con una versión gratuita, con la cual recibirás un diagnóstico de la evolución de tu consumo energético y tu huella de carbono. Adicionalmente, te permitirá cuantificar las oportunidades que tienes a partir de un plan integral para conseguir tus objetivos de gestión.

Afrontar una transición hacia el uso de energías renovables te traerá beneficios como una notable disminución de los costos operativos por energía de tu organización a largo plazo y una rebaja en las facturas de electricidad a corto plazo.

Optar por el apoyo de Rudolf ofrece las siguientes ventajas:

  • Ahorro monetario en el recibo CFE sobre el consumo energético.
  • Asesoramiento en la disminución de la Huella de Carbono.
  • Seguimiento al programa de gestión energética.
  • Mejor reputación.
  • Conocimiento de oportunidades energéticas.
  • Monitoreo en tiempo real y de inteligencia artificial sobre el consumo energético de la compañía.

¡Listo! Ya estás preparado para emprender una transición energética. Te invitamos a poner en práctica estos conocimientos, así que ¡regístrate en Rudolf.energy y comienza a ahorrar en tu consumo energético!

Conclusión

Bibliografía

Equipo editorial Rudolf

Compañía

Te ayudamos a implementar y gestionar de forma eficiente, un plan 360 de optimización de consumo, para que puedas lograr ahorros y tu camino a ser Net Zero emisiones de CO2.

Sigue aprendiendo

Suscríbete para recibir la última información sobre soluciones energéticas.

¡Gracias por suscribirte! Pronto recibirás nuestro primer correo.
¡Error! Por favor, vuelve a intentar.