Publicado:
Sep 21, 2021

Eficiencia energética y ahorro de electricidad: Consejos y recomendaciones

Por
Equipo editorial Rudolf
Tiempo de lectura:
14 min.
Compártelo

Introducción

Puede que hasta hace poco no le dieras importancia a la manera en que operan los aparatos eléctricos en tu hogar o empresa, pero, si te dijéramos que con un poco de consciencia y una buena gestión puedes generar un gran alivio para tu economía, ¿te interesaría?

En nuestra vida cotidiana, tanto en casa como en el trabajo, estamos constantemente interactuando con sistemas de luz, puertas automáticas y demás artefactos que realizan determinadas tareas. Todos estos consumen energía eléctrica y, debido a su uso, somos responsables de lo que aparece en la factura de la electricidad cada mes.

Con la información que te traemos hoy conocerás alternativas para ahorrar costos de tu servicio eléctrico gracias a consejos y recomendaciones que te permitirán identificar nuevas oportunidades para manejar tu consumo de energía con mayor eficiencia.

¿Por qué es importante ahorrar electricidad?

¿Eres consciente del consumo energético que producen tus aparatos eléctricos? Te invitamos a tomarte el tiempo de reflexionar sobre las actividades que realizas cada día y en cuáles intervienen estos aparatos como punto de partida. 

Desde el comienzo de los sistemas eléctricos, se ha hecho tendencia que cada año el consumo eléctrico aumente en todo el mundo, con excepciones muy puntuales. En México, el consumo de electricidad per cápita fue de 2.116,6 kWh en 2019, un 2.02% menos que en 2018, lo cual puede parecer un buen indicio, pero pierde relevancia si lo comparamos con el crecimiento casi ininterrumpido de los últimos años, que se evidencia en el siguiente gráfico.

No solo te proponemos el ahorro de energía para quitarle un peso de encima a la economía de tu empresa o tu hogar, se trata también de una manera de combatir el apremiante cambio climático. Es importante saber que el 72% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero (GEI) provienen de actividades como el transporte, la industria y el consumo de energía eléctrica.

También te interesará saber lo que puedes ahorrar en tu recibo de la CFE si comienzas a practicar el ahorro energético. El uso eficiente de la energía no es un compromiso ni significa abandonar algo del bienestar con el que vives, se trata de disminuir gastos mensuales en facturas y, de paso, ayudar a salvar al medioambiente.

¿Qué acciones puedo tomar para reducir mi costo eléctrico?

En México, el sistema eléctrico es gestionado por la Comisión Federal de Electricidad (CFE), esta calcula el costo eléctrico de las facturas según el tipo de usuario y las tarifas aplicables, su ubicación geográfica y datos personales como su perfil de consumo. Ahora que lo sabes, te mostramos los tres pasos para lograr el ahorro de energía eléctrica.

a. Cambios de comportamiento

  1. Horarios de consumo: Para algunas tarifas, debes tener en cuenta que cada unidad de energía consumida entre las 12am y las 6am, cuesta la mitad que la consumida entre las 6am y las 8pm. Es importante que identifiques qué tipo de tarifa tienes. Quizás podrías considerar una tarifa con discriminación horaria para aprovechar este conocimiento.
  2. Control de demanda: es recomendable evitar picos de consumo debido al encendido de equipos de alta demanda energética. Además, debes saber que la CFE ofrece tarifas de media tensión (GDMTO y GDMTH) y de alta tensión (DIST y DIT) en las que el costo por unidad eléctrica consumida varía dependiendo de la hora de consumo, así como también hay tarifas con cargos por demanda máxima.

b. Eficiencia energética

Te presentamos 9 consejos para ahorrar energía eléctrica:

  1. Usa focos de iluminación de bajo consumo: puedes reemplazar las  bombillas incandescentes o halógenas por focos de tecnología LED o ahorradores, los cuales consumen 80% menos que los anteriores y 22% menos que los focos clásicos. Otro beneficio es que su duración promedio es de 10 años.
  2. Regula el uso del aire acondicionado o de la calefacción: mantén siempre la temperatura del termostato en una temperatura moderada. Se recomienda una temperatura de 19 a 21°C en invierno y de 22 a 26°C en verano. Mayores graduaciones conllevan un mayor costo energético.
  3. Asegúrate de que las puertas de los equipos de refrigeración siempre estén bien cerradas: cuando abrimos la puerta del refrigerador, su temperatura baja y el motor se pone a trabajar para enfriar de nuevo. Esto hace que sea el equipo que más energía consume en los hogares, por lo cual es aconsejable optimizar su uso.
  4. Sustituye los equipos antiguos con tecnología nueva: los aparatos electrónicos de antaño tienden a ser de alto consumo, por lo cual, como regla general, deberías sustituir todos aquellos que daten de hace más de 10 años por aparatos de bajo consumo, pues podrían haber superado su vida útil.
  5. Revisa tus instalaciones eléctricas al menos cada 10 años: atento a bombillas que parpadean o cualquier enchufe suelto, pues esto podría conllevar fugas de electricidad que engordarán tus facturas de luz.
  6. Aprovecha al máximo la luz natural: las ventanas y demás entradas de luz de tu habitación son suficientes para iluminar cualquier espacio en determinadas horas del día. Esto lo puedes complementar con lámparas convencionales o compactas.
  7. Apaga la luz y los equipos que no estén en uso: pese a que pueda parecer una obviedad, cuesta desarrollar este hábito. Se trata de una conducta que no conlleva gasto alguno y que reducirá gran parte de tu consumo de energía eléctrica.
  8. Insula las paredes y techos de tu inmueble: pintando tu casa o tu negocio de tonos claros o neutros puedes lograr un efecto de aislamiento térmico que ayudará a retener el calor y el frío del ambiente. Esto te beneficiará, ya que podrás ahorrar hasta un 15% en el consumo de sistemas de enfriamiento o calefacción.
  9. Revisa las etiquetas de los electrodomésticos: desde 1995 todos los electrodomésticos traen una etiqueta energética que categoriza el nivel de consumo de un aparato mediante una letra y va desde la A, A+, A++ y A+++ (menor consumo) hasta la G (mayor consumo). A partir de 2021 se eliminaron las denominaciones adicionales de A en cualquier lavavajillas, secadora y otros equipos.

c. Reducción del costo de la energía

Una vez que cambiaste tus patrones de consumo para reducir tu costo eléctrico y ganaste eficiencias en tu consumo de energía, el último paso es reducir tu costo eléctrico. Para ello, te damos las siguientes recomendaciones: 

  1. Instalación de paneles solares: puedes reducir significativamente el costo eléctrico si apuestas por energías renovables, como la energía solar. Emplazando paneles solares en techos, estacionamientos o cualquier espacio libre, aprovechamos las buenas condiciones climatológicas de México para generar energía limpia.
  2. Cambio de suministro de energía: en México algunos usuarios tienen alternativas de cambio de suministro de energía eléctrica. Si tienes un alto consumo de energía puedes ser elegible para migrar a ser un Usuario Calificado y participar en el Mercado Eléctrico Mayorista, donde cientos de suministradores ofrecen sus servicios a tarifas más competitivas. 

Suscríbete para recibir nuestros próximos artículos
Suscribirme

¿Cómo identificar oportunidades de mejora?

¡Ahorrar no es difícil! Con un poco de guía serás capaz de encontrar maneras de gestionar mejor tu consumo eléctrico en muy poco tiempo. 

Para empezar, te recomendamos hacer una lista de todos los equipos que consumen energía en tu hogar o lugar de trabajo junto con el año en que compraste cada uno. Todos aquellos que hayan cumplido más de 10 años son reemplazables por cualquier alternativa de bajo consumo que se encuentre en el mercado.

En segundo lugar, estará bien que identifiques entre esos equipos cuáles son los que necesitan mayor potencia eléctrica para funcionar, con el objetivo de trazar planes de consumo más cuidadosos.

Por último, trata de determinar las horas de uso que das cada día a cada uno de esos aparatos. Intenta regular las horas del día en que aquellos de mayor potencia están encendidos y analiza la posibilidad de reducir las horas de uso de los demás equipos.

Pero tus opciones no acaban allí. Aparte de aplicar estos conocimientos, puedes hacer aún más para reducir tu consumo energético y, de paso, reducir la huella de carbono de tu empresa. Para ello, te presentamos Rudolf.

Somos una compañía de tecnología y energía enfocada en ayudar a nuestros clientes a reducir su costo energético y alcanzar una operación libre de emisiones de CO2, como herramienta integral.

Diseñamos e implementamos soluciones distribuidas de generación, almacenamiento y gestión de energía que te servirán de apoyo para centralizar y monitorear en tiempo real toda la información sobre el consumo de energía de tu empresa o industria. Con nuestra ayuda podrás detectar más y mejores oportunidades de mejora con el uso de inteligencia artificial.

Nuestro software optimizado para esta tarea cuenta con una versión gratuita, con la cual recibirás un diagnóstico de la evolución de tu consumo energético y tu huella de carbono. Adicionalmente, te permitirá cuantificar las oportunidades que tienes a partir de un plan integral para conseguir tus objetivos de gestión.

Las industrias cada vez juegan un rol más determinante en la lucha contra la contaminación del medioambiente. Por eso, cada vez se hacen más populares términos como ESG (environmental, social and governance o ambiental, social y gobernanza) lo cual se refiere a los factores ambientales, sociales y de gobierno corporativo que se consideran a la hora de invertir en una empresa.

Mantener estándares como estos será cada vez más una obligación para la empresa del futuro. Es por eso que te invitamos a poner en práctica estos conocimientos y afrontar una transición energética, así que, ¡regístrate en Rudolf.energy y comienza a ahorrar en tu consumo energético!

Conclusión

Bibliografía

Equipo editorial Rudolf

Compañía

Te ayudamos a implementar y gestionar de forma eficiente, un plan 360 de optimización de consumo, para que puedas lograr ahorros y tu camino a ser Net Zero emisiones de CO2.

Sigue aprendiendo

Suscríbete para recibir la última información sobre soluciones energéticas.

¡Gracias por suscribirte! Pronto recibirás nuestro primer correo.
¡Error! Por favor, vuelve a intentar.