Publicado:
Sep 21, 2021

Todo lo que debes saber sobre los criterios ESG: ¿qué son y por qué son importantes?

Por
Equipo editorial Rudolf
Tiempo de lectura:
8 min.
Compártelo

¿Qué significa ESG?

Durante muchas décadas, gran parte de los debates sobre el cambio climático a nivel mundial han apuntado a las empresas, por el impacto de sus operaciones sobre el medio ambiente. Hoy, esa información es más transparente que nunca gracias a la creación y consolidación de los factores ESG.

El término ESG es un acrónimo de las palabras en inglés “Environmental, Social and Governance” y se utiliza para referirse al compromiso de una empresa con un modelo de negocio y una operatividad sostenible, con criterios y buenas prácticas ambientales, sociales y de gobierno corporativo.

Hasta aquí, podría parecer un término popular entre activistas ecológicos y de derechos humanos, pero la realidad es que su alcance es mucho más amplio y tiene mayor relevancia en el mundo de las inversiones. Cada vez hay más y más presión por parte de los inversionistas en exigir a las empresas reportes sobre el impacto de su negocio en estos factores. ¿La razón? Existen claras evidencias sobre la relación entre los resultados financieros a largo plazo de las empresas y su impacto ambiental y social en el planeta.

También conocidos por su traducción al español como criterios ASG (Ambientales, Sociales y de Gobierno Corporativo), estos factores simplifican la forma de reportar el impacto de los negocios en el medio ambiente y en la sociedad. A lo largo de este artículo, conocerás todo lo relacionado a ellos y la mejor manera de empezar es explicando el significado de cada una de sus letras:

  • E de Environmental: 

De una u otra manera, todas las empresas pueden afectar y/o verse afectadas por el medio ambiente. Este criterio se refiere a las prácticas y desempeño de una empresa en temas como las emisiones de carbono y el calentamiento global, la deforestación, la conservación de la biodiversidad, la eficiencia energética, la gestión de residuos, la escasez de agua, el uso de energías renovables y otros factores ambientales. 

Desde el punto de vista de los inversores, la evaluación de estos criterios ambientales busca identificar riesgos y oportunidades de invertir en empresas según el uso que hacen de los recursos naturales y el impacto que tienen sus operaciones en el medio ambiente.

Hoy, la mayoría de las organizaciones están expuestas a una gran cantidad de riesgos ambientales debido al cambio climático, tales como el aumento de fenómenos meteorológicos extremos, la escasez de agua, el deterioro ecológico, el aumento de la temperatura, entre otros.

  • S de Social: 

Se refiere a los criterios sociales de una empresa. Incluye temas de condiciones laborales, diversidad e inclusión, satisfacción de sus clientes, respeto a los derechos humanos, protección de datos y privacidad, entre otros factores vinculados con todo el universo de personas, instituciones o comunidades locales que tienen relación con una empresa en toda su cadena de valor.

Los problemas sociales representan un riesgo para la reputación de una empresa y diversos analistas son conscientes de eso, por lo que estudian todos estos factores para la toma de decisiones de inversión. Una empresa que contempla entre sus objetivos una gestión socialmente responsable y con impacto positivo destaca entre la comunidad de inversionistas como una empresa de valor.

  • G de Governance: 

Se refiere a la “Gobernanza” o Gobierno Corporativo de una empresa. Es el sistema interno de procedimientos y controles que tiene una empresa para la definición y cumplimiento de normas, leyes y políticas, que le permita operar de forma eficiente. Este aspecto, responde a temas como la remuneración de los ejecutivos de la organización, el liderazgo, las auditorías, los derechos de los accionistas, entre otros.

Por lo general, la gobernanza empresarial se rige por múltiples mandatos legales, en algunos casos locales, nacionales e internacionales. Sin embargo, hay muchas empresas que van más allá de los requisitos legislativos porque son capaces de reconocer que una gobernanza sólida les puede aportar muchos más beneficios comerciales que una política débil o poco rigurosa. 

En este sentido, la gobernanza es otro aspecto que suelen evaluar los inversionistas ya que permite a las empresas identificar posibles riesgos u oportunidades a futuro y actuar en consecuencia.

¿Por qué son importantes los criterios ESG para las empresas?


Además del impacto positivo que puede tener en el mundo el compromiso real de las empresas con factores ambientales, sociales y de gobierno corporativo, hoy este tipo de criterios es fundamental para la escalabilidad de una empresa. Una investigación realizada de la consultora Mckinsey plantea cinco pilares sobre los que crean valor:

  1. Crecimiento de los ingresos:  

Las empresas con una propuesta sólida en términos ESG tienen más posibilidades de acceder a nuevos mercados y expandirse en los existentes. Y es que cuando las autoridades de un país tienen confianza en el proceder de una corporación, es mucho más probable que le aprueben las licencias que les permitan acceder a nuevas oportunidades de crecimiento.

Así mismo, la incorporación de estos factores abre la puerta a nuevas relaciones comerciales en modelos de negocio Business to Business (B2B) o puede impulsar las preferencias de los consumidores por una marca, en modelos Business to Consumer (B2C).  Según la investigación de McKinsey, hay clientes dispuestos a pagar para "ser ecológicos". 

  1. Reducción de costos:

Una ejecución eficaz de los ESG puede ayudar a las organizaciones a lograr una reducción de costos, tanto operativos como de producción. Un ejemplo puede ser la reducción del consumo de agua o energía, que a su vez genera mayores rendimientos y eficiencia operativa. 

  1. Minimización de riesgos regulatorios y legales:

Las empresas que, en su propuesta de valor, contemplan el desarrollo sostenible, se preocupan por las emisiones de gases de efecto invernadero, por su responsabilidad social, tienen genuino interés por el bienestar de las comunidades locales y consideran otros de estos factores, suelen tener menos presiones regulatorias y reducir el riesgo de sufrir acciones gubernamentales adversas.


  1. Incremento de la productividad de los empleados:

Un enfoque ESG también puede ayudar a atraer a empleados comprometidos, a mantenerlos motivados y a lograr mejores resultados de productividad en general. Por un lado, porque su satisfacción está relacionada con la rentabilidad del negocio y por el otro lado, porque se crea el sentido de pertenencia y conexión con el propósito de la empresa. 

Algunos estudios sugieren que el impacto social positivo está relacionado con una mayor satisfacción laboral. Así mismo, cuando una empresa carece de criterios sociales, criterios ambientales o tiene un consejo de administración deficiente, el desempeño de sus empleados es negativo. En estos casos, es común ver un paro de trabajadores, huelgas y otras acciones de protesta dentro de una organización.

  1. Optimización de las inversiones:

Las métricas ESG son de gran utilidad para mejorar el rendimiento de las inversiones. Gracias a ellas, es posible asignar capital a una inversión sostenible y prometedora y al mismo tiempo evitar otras inversiones que tienen muchos riesgos y a largo plazo no van a ser rentables, principalmente por cuestiones ambientales.

En líneas generales, una organización basada en todas estas buenas prácticas tiene más ventajas competitivas que otros negocios convencionales, ya que es más probable que genere nuevas fuentes de valor y mejore su rentabilidad.

¿Cómo surgieron los factores ESG?

Aunque se ha popularizado en los últimos años, los conceptos de inversión sostenible, inversión socialmente responsable (ISR) e inversión ética datan de décadas atrás. A continuación, te invitamos a repasar diferentes hitos históricos que influyeron en el nacimiento y consolidación de los ESG.

  • 1960: A finales de esta década, cuando se libraba la Guerra de Vietnam, un grupo de estudiantes universitarios inició una ola de protestas en Estados Unidos para que las carteras de inversión de sus universidades dejaran de invertir en empresas militares. Así, se empezó a hablar de inversiones éticas.
  • 1989: En medio de una tormenta, el buque petrolero Exxon Valdez golpeó el arrecife de coral conocido como Bligh Reef, ubicado en Prince William Sound (Alaska) y derramó alrededor de 40,9 millones de litros de petróleo crudo. Un desastre ecológico que se convirtió en un hecho clave para el movimiento ambiental a nivel mundial.
  • 1999: Se crea el Dow Jones Sustainability Index (DJSI), el primer índice bursátil en rastrear el desempeño de las acciones de las empresas líderes en el mundo considerando criterios de sostenibilidad. Un índice exclusivo para organizaciones que superen un riguroso cuestionario llamado Evaluación Corporativa de Sostenibilidad, o “CSA” por sus siglas en inglés.
  • 2005: Se utiliza el término ESG por primera vez en un informe de la ONU titulado “Who Cares Wins”, en el cual se explicaba cómo la toma de decisiones de inversión considerando criterios de sostenibilidad podría tener un impacto positivo no solo en la sociedad sino también en los mercados financieros y en las carteras de los clientes.
  • 2006: La Organización de las Naciones Unidas (ONU) presenta los Principios Para la Inversión Responsable (UNPRI). Una iniciativa que reúne a inversionistas expertos, organizaciones intergubernamentales y de la sociedad civil (ONG) con el objetivo de intercambiar conocimientos y ayudar a participantes del mercado a comprender las implicaciones de las cuestiones de Environmental, Social and Governance en la actividad financiera y de inversión. 
  • 2008: Ocurre una de las peores caídas del mercado de valores en la historia. A partir de ahí, se produce un cambio en algunos inversionistas y empiezan a enfocarse más en resultados a largo plazo, de empresas con enfoque ESG, y no tanto en ganancias a corto plazo.
  • 2009: El índice S&P lanza junto a Trucost el S&P Carbon Efficient Select Index, un índice que mide la eficiencia y desempeño de las empresas considerando las emisiones de gases de efecto invernadero o su huella de carbono, en relación a sus ingresos.
  • 2015: 197 países adoptaron el Acuerdo de París en la COP21, con el objetivo de reducir de forma sustancial las emisiones de gases de efecto invernadero para contribuir a detener el cambio climático. Un hecho histórico con implicaciones para las empresas de esas naciones.


Suscríbete para recibir nuestros próximos artículos
Suscribirme

¿Cómo se aplican los criterios ESG en la gestión de activos o de fondos de inversión?

Además del análisis financiero tradicional, para incluir los criterios ESG en una inversión, los gestores de los fondos de renta variable y de renta fija disponen de diferentes estrategias, como por ejemplo:

  • Exclusión: Consiste en excluir del universo de inversión a todas aquellas empresas que realicen actividades perjudiciales para el ambiente o para la sociedad. Las decisiones de exclusión, pueden basarse en convenciones o normas internacionales, como la Declaración Universal de Derechos Humanos.
  • El mejor de su clase: El gestor que aplica esta estrategia elige para su fondo de inversión a las compañías con mejor calificación ESG de una industria o sector.
  • Inversión temática: Se refiere a una inversión ESG vinculada a una temática sostenible específica. Por ejemplo: el agua, las energías renovables, la salud, etc.



  • Inversión con integración de ESG: Es un tipo de inversión que integra los factores ESG, de inicio a fin, durante todo el proceso de selección y toma de decisiones de inversión en emisores.
  • Inversión de impacto: Se trata de invertir en compañías con una rentabilidad financiera asegurada que buscan generar un impacto positivo medioambiental o social.
  • Estrategia activa: en este caso, los inversionistas buscan influir en las decisiones de las empresas con el objetivo de obtener mejoras desde el punto de vista ambiental, social y de gobernanza. Esta estrategia es viable cuando se invierte en grandes cantidades y como accionista se tiene derecho a voto en las juntas de la empresa. 

¿Cómo puede ayudarte Rudolf con tus métricas ESG?

Con amplia experiencia en implementación de soluciones a nivel industrial, Rudolf es un aliado para las empresas que quieren llevar a cabo una transición energética y alcanzar una operación libre de emisiones de CO2 de forma rentable.

Para cumplir con los parámetros de reporteo de ESG es importante integrar la medición de tu huella ambiental para la partida de “Environment”. La plataforma de gestión energética de Rudolf te permite calcular tu huella de carbono alcance 1 y alcance 2, y trazar una ruta rumbo a la operación libre de emisiones de dióxido de carbono. Esto es fundamental para trazar una estrategia integral de ESG de largo plazo.

Empieza a probar hoy la versión gratuita de Rudolf para acceder a un diagnóstico de tu consumo eléctrico y cuantificar las oportunidades que tiene tu empresa para operar libre de emisiones de dióxido de carbono y ser “net zero”.

Conclusión

Bibliografía

Equipo editorial Rudolf

Compañía

Te ayudamos a implementar y gestionar de forma eficiente, un plan 360 de optimización de consumo, para que puedas lograr ahorros y tu camino a ser Net Zero emisiones de CO2.

Sigue aprendiendo

Suscríbete para recibir la última información sobre soluciones energéticas.

¡Gracias por suscribirte! Pronto recibirás nuestro primer correo.
¡Error! Por favor, vuelve a intentar.