Publicado:
Sep 21, 2021

¿Cómo funcionan los autos eléctricos?

Por
Equipo editorial Rudolf
Tiempo de lectura:
14 min.
Compártelo

Introducción

Descubre cuáles son las mejores funcionalidades de los carros con motor eléctrico para el desarrollo sostenible de la industria automotriz, sin dejar en segundo plano la relevancia de explotar las capacidades de los coches eléctricos para nuestro beneficio empresarial.

Los vehículos eléctricos representan una puerta hacia el futuro para comprometernos con el desarrollo de mejores alternativas ante los combustibles fósiles y consolidar los esfuerzos humanos en búsqueda de un mundo más consciente en la forma que impactamos a los ecosistemas. Conoce cómo funcionan los coches eléctricos para que emprendas un camino que aumente la sustentabilidad de tu compañía con cambios imprescindibles. ¡A rodar con electricidad!


¿Qué son los autos eléctricos?

Un coche eléctrico es un vehículo que está capacitado por un motor eléctrico que utiliza energía mecánica para convertir la corriente alterna (alta tensión) en energía eléctrica de corriente continua (uso doméstico, comercial e industrial de menor tensión).

La industria automotriz se ha reinventado con la implementación de energías renovables y la invención de modernos vehículos eléctricos que Henry Ford no imaginó al fundar su empresa para la producción en masa de carros de combustión. El cambio ha sido progresivo pues aún no hay una masificación de su uso, pero ya todos comenzamos a preguntarnos cómo funciona un coche eléctrico y cómo favorece su uso al medio ambiente.

Algunos tipos de vehículos eléctricos han demostrado que estos coches pueden ser completamente eléctricos o híbridos, lo que favorece nuestra toma de decisión para cambiar nuestro carro con motor de gasolina por autos eléctricos o híbridos más modernos.

¿Qué tipos de vehículos eléctricos hay?

Con el tiempo han surgido más ideas en torno a las innovaciones de los coches eléctricos de las empresas del sector automotriz para incrementar la competencia. Por eso los tipos de carros eléctricos son muy diversos en la actualidad:

Coche eléctrico de baterías: este coche posee la particularidad de consumir toda la energía que necesita para movilizarse mediante el uso de baterías recargables. Estas son baterías de ion de litio diseñadas para el uso exclusivo de este tipo de vehículos sin combustión.

Este tipo de automóvil eléctrico es más conocido por su abreviación BEV, que significa Battery Electric Vehicle en inglés. El coche Nissan LEAF, (Leading, Environmentally Friendly, Affordable, Family Car), de la marca japonesa es un ejemplo de carro diseñado desde cero para su funcionamiento como BEV. Sus cualidades benéficas son el acrónimo de su nombre, por lo tanto es un carro líder, amigable con el ambiente, cómodo y familiar.

Coche eléctrico de autonomía extendida: el EREV, extended-range electric vehicles, es un vehículo que también utiliza baterías, pero su funcionamiento es diferente porque posee un motor de combustión interna para generar más electricidad para el motor eléctrico. No utiliza el motor de combustión para mover el vehículo.

Entre la gama de los vehículos eléctricos su capacidad para rendir más que un coche híbrido y poco menos que uno completamente eléctrico lo hacen una buena propuesta para competir por un lugar entre los mejores. Ejemplos de este tipo de carros son el BMW i3 versión REx (fuera de venta) o el Chevrolet Volt año 2022.

Coche híbrido enchufable: surgió de los principales vehículos que buscaban alternar el uso de combustibles fósiles y la electricidad. Está compuesto por un motor eléctrico y un motor de combustión que pueden trabajar juntos o por separado para desplazar el vehículo. Su batería es de menor capacidad (50 kWh) que la de otros tipos de automóviles con motores eléctricos. Hyundai ha comercializado al menos dos de estos vehículos híbridos enchufables, el coche deportivo IONIQ 5 y la versión mejorada de la camioneta Tucson. Mientras que Volkswagen destaca al Passat GTE como su mejor modelo de coche híbrido enchufable.

Coche híbrido: este vehículo está diseñado para la movilidad mixta, pero no posee la cualidad de ser enchufable sino que trabaja con un motor de combustión interna y una batería de escasa capacidad de almacenamiento energético. Por lo general es un vehículo con rendimiento de corriente eléctrica que alcanza una hora de duración como máximo. Su potencial reside en sus capacidades para recargar la batería con el uso del motor de combustión y su sistema de frenado regenerativo. El modelo Prius de la marca Toyota es un ejemplo consolidado de un coche eléctrico híbrido.

¿Qué elementos lo componen?

Aunque su funcionamiento es esencial de comprender para lograr avances significativos en la concientización del uso adecuado de los coches eléctricos, no podemos dejar de conocer cuáles son las partes que componen un coche eléctrico:

Cargador embarcado: es el componente del carro instalado para la recarga de la energía desde la red o punto de carga hacia el vehículo. Está adaptado para que sea seguro de manipular, accesible para enchufar el cable de corriente y conectar el vehículo a la toma de corriente. Cada cable varía según el modelo del vehículo, el tipo de coche eléctrico o híbrido y también según la cantidad de energía que necesitamos repostar, hay cargadores embarcados y cables que tienen mayor capacidad de corriente para optimizar el tiempo de carga.

Batería: es donde se almacena la energía necesaria para encender el carro sin la producción de energía contaminante. Algunas baterías de iones de litio soportan carga rápida y ultrarrápida para reducir las horas de recarga, aparte de la carga estándar. Es común ver la cantidad de energía que este componente tolera al checar el símbolo físico «kWh» que significa kilovatios por hora.

Por ejemplo, una batería con capacidad de autonomía de 12 horas es una fuente de energía suficiente para recorrer una distancia de 100 kilómetros con 73 kWh aproximadamente. Pero hay baterías de distintas capacidades que oscilan entre los 17, 6 kWh, como el vehículo smart EQ fortwo cabrio, hasta los 100 kWh como el Tesla model X para mayores velocidades en kilómetros por hora (Km/h).

Inversor: es el componente de los vehículos eléctricos que tiene la función de transformar la energía de corriente alterna en corriente continua para el funcionamiento del coche.

Motor eléctrico: es el componente encargado de recibir la energía necesaria para convertirla en corriente mediante ondas electromagnéticas dentro del motor y proporcionar corriente eléctrica a las ruedas. Existen motores eléctricos adaptados para los vehículos que trabajan con corriente alterna o con corriente continua, según sea el caso.

Transmisión: la transmisión es la encargada de que el eje del vehículo comande todas sus partes de la forma correcta, produce que el carro avance con asistencia de la potencia del motor y envía la orden a todo el coche para hacerlo funcional. Los vehículos eléctricos suelen ser de transmisión sencilla con solo dos velocidades, marcha y retroceso. Por su parte, los coches híbridos son los que más se asemejan a las transmisiones complejas de los autos con motor de combustión.

Puerto de carga: es la estación donde dejamos el vehículo en promedio de 5 a 12 horas conectado a la toma de corriente o red eléctrica para que complete sus procesos de recepción, transmisión y almacenamiento de la energía necesaria para el vehículo.

Sistema de enfriamiento: es un conjunto de elementos encargados de mantener la temperatura del motor para su correcto funcionamiento.

Controladores electrónicos: son un conjunto de dispositivos cuyas funciones principales son supervisar, registrar y aplicar los valores provenientes de los sensores para actuar sobre las distintas señales del auto.

Suscríbete para recibir nuestros próximos artículos
Suscribirme

¿Cómo funcionan los autos eléctricos?

Los autos eléctricos minimizan el impacto de la huella de carbono que la humanidad ha generado durante años y que en la actualidad nos hace padecer de inminentes riesgos como raza, consecuencia del calentamiento global. Un carro eléctrico es un vehículo que utiliza baterías recargables y sistemas de frenado regenerativo para disminuir las emisiones de CO2, aportando a la humanidad el valor de trasladarse de un punto A a un punto B sin la necesidad de combustibles como la gasolina, el diésel, el gasoil, gas y otros derivados del petróleo.

Las baterías de ion de litio completan sus ciclos de carga entre los 30 minutos y las 12 horas según el modelo del vehículo. Mientras que la invención de los sistemas de frenado regenerativo dotaron a los coches eléctricos del beneficio de aprovechar la energía generada por la resistencia al cambio y acumular esa energía cinética en las llantas del coche con fines reutilizables.

Otros modelos de carros eléctricos poseen funcionalidades diferentes. Algunos poseen motores de corriente alterna que les permite trabajar con la corriente que obtienen durante la recarga y otros necesitan elementos que transformen la corriente alterna en continua para funcionar.

Por ejemplo este tipo de vehículos tiene la capacidad de producir una alta cantidad de energía eléctrica, poder administrar su uso a conveniencia y según las necesidades que debamos satisfacer en el momento. ¿Debemos hacer un viaje rápido al supermercado y queremos utilizar la menor cantidad de energía posible? Ajustamos el vehículo para un viaje corto y limitado en la velocidad. 

También podemos hacerlo para travesías de mayores distancias que requieren de más energía, pero teniendo en cuenta la electricidad que necesitamos para desplazarnos y para regresar a una velocidad promedio hasta el punto de recarga.

De los avances más provechosos que nos han legado los autos eléctricos son los años de vida útil que esconden en sus potencialidades. Nos invitan a evaluar múltiples alternativas para decidirnos por uno de ellos como un medio de transporte que cuida el ambiente, potencia nuestra movilidad con la menor cantidad de recursos energéticos y que haya una forma de maximizar la eficiencia del transporte.

¿Por qué optar por un auto eléctrico?

Por ejemplo, estima cuáles son los gastos de tu empresa en energía. Ahora considera los gastos en uso, manutención y reparaciones de los vehículos necesarios para realizar el trabajo a diario en tu compañía. Todas esas sumatorias representan cantidades de dinero, energía y tiempo que pudimos haber usado mejor con la tecnología adecuada, por eso creemos en estas razones primordiales para optar por un coche eléctrico:

  • Reduce costos de mantenimiento en comparación a un coche de gasolina.
  • El ecosistema padece menos el impacto de la huella de carbono generada por la humanidad, la industria, las empresas y el transporte.
  • Los niveles de contaminación acústica disminuirían considerablemente en los próximos años.
  • Es un ejemplo de cuánto podemos innovar para aumentar nuestra productividad con el uso de energías alternativas.
  • Amplía la visión de una empresa para analizar cuántas emisiones de CO2 genera al año con su transporte y cómo reducir esas emisiones para tratar de convertirlas en una competencia empresarial.

En definitiva los coches eléctricos llegaron para cambiar el paradigma, nos abrieron a nuevos procesos de planificación de transporte, de estilos de vida y de comprender las necesidades del mundo al mismo tiempo que nos ocupamos por conservar la continuidad del planeta. Razones sobran para optar por el cambio de nuestro carro con motor de gasolina por otro de motor eléctrico.

Los gastos de matriculación y los horarios de carga de energía para vehículos eléctricos de empresas son gastos que con frecuencia no manejábamos con ayuda de tecnologías que nos hicieran más fácil el camino a los cálculos. Ahora la realidad es diferente, múltiples ideas de software han dotado a la humanidad de razones para que los gastos de nuestra empresa dejen de ser pesadillas y se conviertan en herramientas de las cuales podamos explotar más beneficios.

Nosotros propiciamos el uso de la tecnología en pro de la naturaleza. Visita nuestro blog rudolf.energy para que cheques más contenidos similares y veas cómo nuestro software nos invita a ocuparnos en generar nuevas oportunidades de desarrollo para todos mediante la conservación del medio ambiente. Con Rudolf tu energía es diferente, atrévete a cambiar por una empresa más habitable.

Conclusión

Bibliografía

Equipo editorial Rudolf

Compañía

Te ayudamos a implementar y gestionar de forma eficiente, un plan 360 de optimización de consumo, para que puedas lograr ahorros y tu camino a ser Net Zero emisiones de CO2.

Sigue aprendiendo

Suscríbete para recibir la última información sobre soluciones energéticas.

¡Gracias por suscribirte! Pronto recibirás nuestro primer correo.
¡Error! Por favor, vuelve a intentar.